Cómo ir al médico

Es importante ir a un médico cuando tú o un miembro de tu familia se sientan enfermos. También es bueno ver a un médico regularmente solo para controlar tu salud.

¿Cómo puedo encontrar a un médico?

Si tienes seguro de salud o seguro médico, puedes llamar a tu compañía de seguros o visitar su sitio web para encontrar un médico cerca. Te informarán qué médicos aceptan tu seguro de salud. También puedes pedir una recomendación a un amigo o a tu oficina de reasentamiento. Obtén más información sobre cómo obtener un seguro de salud.

Si no tienes seguro médico, puedes obtener atención médica a bajo costo en un centro de salud comunitario o una clínica de salud cercana. Cuánto pagas depende de tus ingresos. Algunos incluso ofrecen atención gratuita. Tu estatus migratorio no debería afectar la atención que recibas. Tu cuidado puede variar, pero podría incluir:

  • Primeros auxilios
  • Atención prenatal para mujeres embarazadas.
  • Pruebas de laboratorio
  • Vacunas
  • Cuidado dental
  • Servicios de salud mental
  • Terapia física
  • Referencias a especialistas
  • Recetas gratuitas o de bajo costo
  • Atención continua para condiciones crónicas.
    • como diabetes, enfermedades cardíacas y asma

Encuentre un centro de salud comunitario o una clínica cerca a ti.

¿Cómo hacer una cita médica?

Puedes hacer una cita llamando al consultorio del médico y diciéndoles por qué necesitas ver a un médico.

Si necesitas ayuda con el inglés, solicita un traductor o haz que alguien llame por ti.

Si prefieres ver a una mujer o un hombre médico, déjales saber.

Si eres indocumentado, pregunta si requieren identificación o cualquier otro documento.

Si tienes seguro de salud, ten tu tarjeta de seguro de salud contigo.
Es posible que se te solicite que des tu número de identificación de membresía (member ID number).

El consultorio del médico te ofrecerá una hora de cita. Siempre puedes preguntar por otras opciones si la que te ofrecen no te conviene. A veces tomará un tiempo para que una cita esté disponible.

Anota la fecha, la hora y el lugar de la cita. Una vez que hayas hecho tu cita, trata de mantenerla. Muchos médicos tienen políticas de cancelación estrictas. Si no te presentas o cancelas la cita demasiado tarde, es posible que debas pagar una tarifa de cancelación. Si tienes que cancelar, intenta hacerlo al menos dos días antes.

¿Qué puedo esperar en una cita con el médico?

Es importante llegar a tiempo a tu cita. Algunas clínicas te pedirán que llegues de 10 a 15 minutos antes para completar los formularios. A veces, verás a más de un profesional médico en la cita, como una enfermera que verifica primero tus signos vitales. Se te dirigirá a una habitación o espacio privado para reunirse con su médico.

Lo que debes llevar a tu cita

  • Tarjeta de seguro y forma de pago
  • Lista de medicamentos que tomas
  • Lista de alergias conocidas
  • Preguntas que tienes para el médico
  • Papel y bolígrafo si quieres tomar notas.
  • Un familiar o amigo si necesitas ayuda con el inglés, para tomar notas o para darte apoyo

Consejos para tu cita médica

Toma notas. Es útil tener notas para revisarlas más tarde.

Di la verdad. Tu proveedor te hará preguntas para ayudarte a comprender tu salud. Es importante que respondas a estas preguntas con honestidad y precisión para que tu médico pueda encontrar el mejor tratamiento para ti.

Haz preguntas. No te avergüences de pedirle al médico que repita o explique algo.

Aprende. Tu proveedor puede hacer un diagnóstico para identificar una enfermedad específica que te afecte. Asegúrate de comprender tanto el diagnóstico como el plan de tratamiento.

Asegúrate de comprender los siguientes pasos. Es posible que debas obtener una receta o una cita de seguimiento. Pídele al médico un resumen de la cita con las instrucciones.

¿Qué pasa si tengo una emergencia?

Es bueno saber qué hacer en una emergencia antes de que suceda. Busca dónde está la sala de emergencias más cercana. Conoce tus opciones según el tipo de emergencia que tengas.

Llamadas al 911

Solo debes llamar al 911 en una emergencia extrema cuando no tengas oportunidad de obtener otra ayuda. Se te comunicará con un socorrista médico capacitado que puede decirte qué hacer. Si es necesario, pueden hacer que venga una ambulancia para llevarte a ti o a tu ser querido al hospital.

Ejemplos de cuándo debes llamar al 911:

  • Asfixia
  • Dificultades para respirar
  • Lesión en la cabeza con desmayo, confusión
  • Lesión en el cuello o la columna, particularmente si hay pérdida de sensibilidad o incapacidad para moverse
  • Quemaduras y cortes severos
  • Dolor o presión intensos en el pecho
  • Convulsiones
  • Reacción alérgica grave (dificultad para tragar o respirar)
  • Dificultad para hablar, entumecimiento o debilidad repentinos, mareos repentinos
  • Sangrado o dolor durante el embarazo

Ir a la sala de emergencia

La mayoría de los hospitales tienen una sala de emergencias. Esta es una sección especial del hospital que ayuda con las necesidades de atención médica urgentes y condiciones que amenazan la vida. La mayoría de las salas de emergencia están abiertas las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Ejemplos de cuándo ir al hospital:

  • Hueso roto
  • Dificultad para respirar
  • Herida o corte profundo
  • Quemadura grave
  • Dolor severo

Ir a la atención de urgencia y clínicas ambulatorias

Puedes ir a la atención de urgencia y clínicas ambulatorios por problemas médicos que no sean emergencias. Estos a menudo tienen horarios nocturnos y de fin de semana y brindan atención sin cita previa.

Ejemplos de cuándo podrías visitar un consultorio de atención de urgencia:

  • Fiebre
  • Náuseas, vómitos o diarrea
  • Esguince de tobillo

Algunas clínicas de atención de urgencia y sin cita previa ofrecen atención gratuita a un costo reducido para las personas que no tienen seguro médico. Llama a la clínica con anticipación para preguntar sobre las tarifas y las opciones para personas sin seguro.

Conoce tus derechos

Tienes derecho a la igualdad de trato. Es contra la ley que un proveedor de atención médica rechace darte tratamiento debido a tu raza, etnia, sexo, religión u orientación sexual.

Puedes solicitar un proveedor de salud femenino o masculino. Si te sientes más cómodo con un proveedor de salud femenino o masculino, puedes hacer esta solicitud al programar tu cita.

Tienes derecho a obtener una copia de tus registros médicos y a mantener tu información de salud de forma privada.

Tienes derecho a los servicios de traducción. Si hablas un idioma que no sea inglés, siempre puedes solicitar un intérprete. Las clínicas de atención médica financiadas con fondos federales deben ofrecer servicios de interpretación.

Tu proveedor de atención médica debe obtener un consentimiento informado para comenzar un tratamiento. Un consentimiento informado significa que un proveedor de atención médica debe explicar todos los beneficios y riesgos de tus opciones de tratamiento y obtener tu permiso primero.

Tienes derecho a pedir una segunda opinión. Es decir pedir la opinión de tu condición de salud a más de un médico.

No tienes que compartir tu estatus migratorio. Los proveedores de atención médica no necesitan preguntarte sobre tu estatus y tampoco están obligados a reportarlo. Por lo general, no se pregunta, pero podrían hacerlo para ayudarlos a comprender tu situación. Depende de ti si lo quieres compartir.

Los inmigrantes indocumentados tienen derecho a recibir atención médica. Los inmigrantes indocumentados pueden obtener atención médica en una variedad de instalaciones de atención médica, incluidos los centros de salud calificados a nivel federal (FQHC), clínicas de atención de urgencia, hospitales públicos y salas de emergencia.

Las autoridades de inmigración deben tener una orden judicial o permiso para ingresar a las áreas privadas de los centros de atención médica. Tienes derecho a permanecer en silencio si la policía de inmigración te hace preguntas.


La información de esta página proviene de USA.gov y otras fuentes confiables. Su objetivo es servir de guía y se actualiza con la mayor frecuencia posible. USAHello no brinda consejos médicos, ni ninguno de nuestros materiales está destinado a ser tomado como un consejo médico.