Aprende sobre tarjetas de crédito y préstamos

¿Necesitas pedir dinero prestado? El crédito y los préstamos son formas de pedir dinero prestado. Algunos tipos de préstamos son más seguros que otros. Obtén información sobre tarjetas de crédito, cómo crear un historial crediticio, por qué unirse a una cooperativa de crédito podría ser una buena opción, préstamos personales y préstamos comerciales.


Credit cards
Credit Cards

Cuando necesitas dinero, una opción es pedirlo prestado, a veces las compras costosas requieren que pagues con una tarjeta de crédito, y para gastos más importantes o grandes compras como un automóvil o una casa, la mayoría de las personas solicitan un préstamo.

Las tarjetas de crédito son comunes porque permiten comprar o pagar algo sin usar efectivo. A veces, un banco o una institución financiera te ofrecerá una solicitud para una tarjeta de crédito. Una vez aprobada, deberás realizar los pagos de tus cargos mensuales a tiempo o puedes diferir los pagos, lo que generará cargos extras por intereses.

Un préstamo significa que estás solicitando un préstamo de un banco o una institución financiera, y que aceptas devolverlo bajo ciertas condiciones, intereses y en un tiempo establecido. Hay préstamos personales y préstamos comerciales.

Tarjetas de crédito

Puedes usar una tarjeta de crédito para pagar cosas en lugar de usar efectivo. Para pagar en una tienda, coloca una pequeña tarjeta de plástico en una máquina. Por teléfono o en línea, puedes ingresar o decir el número de la tarjeta y la fecha de vencimiento.

Las tarjetas de crédito son fáciles y seguras de usar para comprar y pagar facturas. Pero tienen riesgos. Si no pagas la tarjeta de crédito todos los meses, pagarás intereses. El interés es la cantidad que pagas además de lo que pediste prestado. Cuanto más tiempo no pagues, más intereses adeudarás. Mucha gente en Estados Unidos tiene deudas enormes debido a las tarjetas de crédito.

Algunas personas también usan sus tarjetas de débito (una tarjeta para obtener dinero directamente de tu cuenta bancaria) como tarjetas de crédito. Antes de hacerlo, consulta con tu banco las condiciones porque podría haber cargos adicionales.

Las tarjetas de crédito son comúnmente utilizadas y son bienvenidas por la mayoría de negocios, pero el efectivo también se acepta en todas partes.

Historial de crédito

Es posible que no desees utilizar una tarjeta de crédito debido al riesgo de endeudarte. Pero puede ser útil por otra razón: para iniciar  tu historial crediticio. Tu historial crediticio es un registro de lo que has pedido prestado y de tus pagos realizados. Un buen historial crediticio ayuda a generar crédito. Si construyes tu historial de crédito, puedes pedir dinero prestado cuando lo necesites para cosas importantes, como comprar un automóvil o una casa.

Por lo tanto, necesitas una tarjeta de crédito para construir tu historial crediticio. ¡Pero las compañías de tarjetas de crédito no te darán una tarjeta de crédito a menos que ya tengas un buen crédito!

Pero, ¿cómo tener un historial crediticio sin una tarjeta de crédito?

Puedes comenzar con una tarjeta de crédito asegurada. Las tarjetas de crédito aseguradas no son tarjetas de crédito porque ya has entregado el dinero o alguien ha prometido pagar por ti; pero te permiten construir un buen crédito. Los bancos y las compañías de tarjetas de crédito también tienen tarjetas de crédito aseguradas.

Pagar tus facturas de servicios públicos (electricidad, cable) y las facturas del teléfono celular a tiempo también te ayudará a construir tu puntaje crediticio. Una puntuación de crédito es un número que se basa en el análisis de tu historial de pagos, los montos adeudados, la duración del crédito y otra información. El puntaje crediticio suele ser de tres números que van de 300 a 850, siendo 300 malo y 850 muy bueno. Un buen puntaje crediticio te ayudará a obtener mejores intereses crediticios cuando necesites comprar un automóvil, obtener una hipoteca o incluso en tus tarjetas de crédito.
Obtén más información sobre cómo construir tu historial crediticio.

Únete a una cooperativa de crédito

Las cooperativas de crédito son como los bancos. Todos los titulares de la cuenta son propietarios de la cooperativa de ahorro y crédito.

Las cooperativas de crédito ayudan prestando dinero o dando tarjetas de crédito a personas con bajos ingresos y sin historial crediticio. También te ayudarán a ahorrar dinero.

Puedes encontrar una cooperativa de crédito cerca de ti.

Préstamos personales

Hay varios tipos de préstamos que puedes obtener. Algunos son para emergencias a corto plazo, mientras que otros son para situaciones a largo plazo, como comprar una casa.

Préstamos del día de pago

Estos préstamos son para quienes necesitan dinero en efectivo rápidamente. Se pide dinero a un Los préstamos de día de pago son para personas que necesitan efectivo rápidamente. Las personas piden prestado dinero a un prestamista para devolverlo el día en que se les paga en su trabajo.

Pero los préstamos del día de pago a menudo conducen a problemas de dinero más serios. Obtener un préstamo del día de pago significa que ya tienes menos dinero para pagar hasta tu próximo cheque de pago. Además, los prestamistas del día de pago cobran muchos intereses; entonces, debes devolverles mucho más de lo que pediste prestado inicialmente. Y si no pagas a tiempo, tendrás que pagar aún más intereses.

Préstamos alternativos del día de pago (PAL)

Las cooperativas de crédito pueden proporcionar una mejor opción para situaciones de emergencia que un préstamo del día de pago: un préstamo alternativo del día del pago (PAL, por sus siglas en inglés). Un PAL es un préstamo a corto plazo para que no tengas que solicitar un préstamo del día de pago. 

Puedes pedir hasta $1,000 y no te cobrarán tantos intereses. Antes de obtener un PAL tienes que haber sido miembro de la cooperativa de crédito al menos un mes antes.

Hipotecas

Las hipotecas son préstamos que se obtienen para comprar una casa. Hay que hacer un gran pago todos los meses. Pero a veces, no es más que pagar el alquiler, ¡y al final serás dueño de tu casa! Puede ser difícil conseguir hipotecas, pero tu cooperativa de crédito puede ayudarte.

La Administración Federal de Vivienda te enseña sobre diferentes préstamos y puede enseñarte cómo ahorrar dinero en tu nueva casa.

Préstamos comerciales

Varios programas en Estados Unidos ayudan a los refugiados e inmigrantes a iniciar sus propios negocios. Ofrecen préstamos y otros tipos de apoyo como asesoramiento empresarial y talleres financieros. Estos son algunos ejemplos:

CDFIs

Las instituciones financieras de desarrollo comunitario (CDFI por sus siglas en inglés) son como las cooperativas de crédito. No buscan provecho de sus servicios. En su lugar, desean ayudar a las personas a alcanzar sus metas.

Las CDFIs prestan dinero a pequeñas empresas, nuevos negocios y para la construcción de viviendas asequibles.

Puedes encontrar una CDFI cerca a tí.