¿Cuáles son los valores estadounidenses? ¿Qué es importante para los estadounidenses?

Lea por qué los estadounidenses valoran la independencia, la igualdad y llegar a tiempo. Verá por qué los estadounidenses son directos e informales y por qué la competencia, la ética laboral y la compra de cosas son importantes en los Estados Unidos.


Un hombre con una bandera levantando la mano para tomar un juramento

¿Cuáles son los valores estadounidenses?

Probablemente que en su país, usted tenía tradiciones y una cultura sólida que valoraba.. En los Estados Unidos también hay importantes valores. Estas son las partes importantes de la cultura estadounidense.

Independencia

Uno de los valores principales en Estados Unidos es la independencia. A veces se habla de la independencia como el individualismo. Los estadounidenses están muy orgullosos de ser autosuficientes, a ser capaces de cuidar de sí mismos, y tienden a pensar que el resto también debería serlo. Cuando alguien alcanza un objetivo, normalmente se entiende como el resultado de su dedicación. Esto es diferente a muchas otras culturas, que son más colectivas. Las culturas colectivas tienden a ver los logros como el reflejo de una familia o comunidad entera.

Este es un ejemplo de cómo los estadounidenses valoran la independencia:

  • Los hijos de estadounidenses tienden a irse del hogar antes que en otras culturas. Por ejemplo, tras acabar su educación de high school, muchos se van de casa para ir a la universidad o empezar a trabajar. Si continuasen viviendo en casa de sus padres, se les podría pedir que pagaran renta o colaboraran en la casa.
  • Los estadounidenses esperan que cualquiera que pueda trabajar así lo haga para poder mantenerse.

Privacidad

Los estadounidenses valoran la privacidad y su espacio propio. Mientras que en algunas culturas querer privacidad se puede entender como algo malo, a muchos estadounidenses les gusta tener tiempo para sí mismos y pueden ser reservados sobre ciertos temas.

Estas son algunas situaciones relacionadas con el valor estadounidense de privacidad:

  • En una conversación, muchos estadounidenses son reservados sobre ciertas cosas y no quieren hablar de ellas, como por ejemplo, su edad, cuánto dinero ganan o sus opiniones políticas, sexuales o religiosas. Hay gente a la que no le gusta hablar de estos temas en público porque les preocupa que esto provoque discusiones. Sin embargo, si tienes preguntas sobre estos temas, nos puedes preguntar.
  • Los estadounidenses normalmente se conceden más espacio en público que la gente de otras culturas. Normalmente se posicionan con algo de espacio entre ellos, más o menos a un brazo de distancia.
  • Muchos estadounidenses tienen vallas en sus casas para proteger su privacidad. Si a tus hijos se les escapa una pelota o un juguete por encima de la valla del vecino, en general no es buena idea saltar la valla para recuperar el juguete. En vez de eso, llame a la puerta o toque el timbre. Si no responde nadie, deje una nota pidiendo permiso para recoger el juguete entre las 8:00 a. m. y las 8:00 p. m. Esto es tanto respetuoso como seguro, ya que hay quienes tienen perros guarda o son muy protectores de su privacidad. La gente mayor en especial suele necesitar más paz y tranquilidad y pueden querer que no les molesten. Si abre una verja asegúrese de cerrarla. Sin embargo, si se encuentra la verja abierta, déjela abierta.
  • Los dormitorios normalmente se consideran espacios privados. Se recibe a vecinos y amigos en la cocina, en la sala o el comedor. Padres e hijos suelen tener sus propias habitaciones, y a menudo, los hijos de estadounidenses no suelen compartir una habitación.

Estos son solamente algunos ejemplos de privacidad que pueden ser diferentes en su cultura.

Franqueza

Los estadounidenses tienden a ser muy directos. Esto quiere decir que a menudo dicen lo que piensan y son muy firmes con lo que quieren. Ser resuelto en general se ve como algo bueno en Estados Unidos.

Estos son algunos ejemplos de la franqueza estadounidense:

  • En algunas culturas es de mala educación rechazar una invitación – por ejemplo, si alguien le invita a comer, puede que diga que sí y luego no vaya. En Estados Unidos casi siempre es mejor decir, «No, gracias” o “Gracias, pero tengo otros planes”. Si acepta una invitación y luego no acude al evento, puede que la persona se enoje.
  • En una conversación, si un estadounidense no está de acuerdo con su opinión puede que se lo diga. Eso no quiere decir que no le caiga bien, sino simplemente que tiene otra idea.
  • La idea de “quedar mal” no es igual en Estados Unidos. La traducción de “quedar mal” sería como “avergonzar”, que es menos serio. Los estadounidenses se pueden avergonzar si se les critica o si por ejemplo, cometen un error. Así que los estadounidenses pueden remarcar sus errores o criticarle, con la simple intención de corregirle o darle información útil.
  • En una clase, los estadounidenses pueden cuestionar las ideas de los profesores. En algunas culturas es de mala educación no estar de acuerdo con el profesor.
  • Nunca es de mala educación pedir ayuda. Si un amigo o vecino le pregunta si necesita algo, realmente quiere ayudar. No dude en decir, “Si va a pasar por la tienda y pasa junto a las naranjas, por favor agárreme una bolsa y ya le pagaré”. O si, por ejemplo, necesita ropa de invierno, y no está seguro de dónde comprarla, está bien preguntar, “¿Puede sugerirme algún sitio donde comprar abrigos y botas baratas para mis hijos?”. A la mayoría de los estadounidenses les encanta ayudar, y no necesitan muchos estímulos para hacerse buenos amigos y vecinos.

En general es útil recordar que lo que pueda parecer maleducado no lo es intencionadamente. Los estadounidenses no intentan ser maleducados, simplemente son directos.

Igualdad

La Declaración de Independencia estadounidense declara que “Todos los hombres son creados iguales”. En realidad hay gente en Estados Unidos que no trata a todo el mundo por igual, pero muchos estadounidenses consideran muy importante la idea de igualdad. Hay muchos ejemplos en la historia de Estados Unidos en los cuales no todo el mundo fue tratado de la misma manera, como la esclavitud de los ciudadanos afroamericanos (de raza negra). Sin embargo, a los estadounidenses les gusta creer en la idea de que todo el mundo debería tener las mismas oportunidades. Esto es parte de lo que llamamos el “sueño americano”. Muchos de los primeros inmigrantes se desplazaron a Estados Unidos en busca del sueño americano. Creían que si trabajaban duro podrían ascender en la escala social.

Hoy en día más y más gente se está dando cuenta de que el sueño americano no es una realidad. Mucha gente que trabaja duro no tiene mucho dinero. En general, a la gente que viene de un entorno privilegiado le resulta más fácil ascender en el mundo. Aun así, la idea de igualdad es una parte importante de la cultura estadounidense.

Estos son algunos ejemplos de la igualdad en la cultura estadounidense:

  • En situaciones legales, todos los estadounidenses deberían ser tratados de la misma forma, y todos los estadounidenses tienen derecho a ser representados por un abogado.
  • En una clase, todos los estudiantes deberían ser tratados de igual manera por sus profesores. Ningún estudiante debería ser favorecido.
  • Hombres y mujeres deberían ser tratados igualmente, y no se ve al hombre como mejor que la mujer. En realidad, muchas mujeres aún no tienen el mismo estatus que los hombre en la sociedad estadounidense, especialmente en términos de lo que pueden ganar.
  • En Estados Unidos no hay una jerarquía social profundamente establecida o un sistema de castas. A veces la gente que espera que se le trate con respeto le tratará como un igual. Por ejemplo, los niños pueden llamar a los adultos por su nombre de pila. Si le ocurre esto, intente recordar que no están siendo maleducados, sino que tienen unos valores culturales diferentes.
  • A veces los estadounidenses le dirán cómo prefieren que les llamen cuando se presentan. Si una profesora o una doctora se presenta como “Lucy” o “Dra. Lucy”, debería llamarla así. Si se presenta como Dra. Wilson, entonces es que prefiere que la llamen así.

Es útil recordar que puede haber jerarquías invisibles entre unas personas y otras. Estas suelen estar más basadas en logros individuales; por ejemplo, el trabajo, la riqueza o la educación de cada uno.

Informalidad

La sociedad estadounidense normalmente es informal y tranquila.

Estos son algunos ejemplos de cómo los Estados Unidos tiene una cultura informal:

  • Los estadounidenses suelen vestir de manera informal, como con vaqueros o pantalones cortos incluso en el trabajo, el colegio o la iglesia. Cuando empiece a trabajar en un sitio nuevo, es buena idea vestir algo más formal y después elegir su estilo basándose en como visten los demás.
  • Al saludar a alguien, los estadounidenses suelen decir “Hi” o “Hello” (Hola). Se usa el mismo saludo independientemente de con quién se esté hablando: su hijo o el maestro de su hijo. El idioma no tiene maneras formales e informales de salutación.
  • Los estadounidenses tienden a dirigirse entre sí por el nombre de pila. Sin embargo, en algunas situaciones es mejor ser más formal y utilizar el apellido hasta que le pidan que use el nombre de pila, por ejemplo, en negocios o en la escuela.

Aunque esta informalidad estadounidense pueda sorprenderle, no se considera maleducada. De hecho, si alguien le saluda de manera informal y se dirige a usted por su nombre de pila, probablemente es porque le considera un amigo.

Competitividad

Los estadounidenses pueden ser competitivos y a menudo trabajan duro para conseguir sus objetivos. Esta competición a menudo hace que los estadounidenses estén muy ocupados. Muchos estadounidenses ven la competitividad como algo positivo.

Estos son algunos ejemplos del valor estadounidense de la competitividad:

  • La competitividad en los negocios se debe en general a la economía capitalista. El modelo de negocios estadounidense consiste en competir por clientes y por los mejores precios.
  • Los estadounidenses organizan muchas actividades. Hasta los niños pequeños participan en muchas actividades extraescolares como deportes, clases de música o voluntariado. A veces puede parecerle que los estadounidenses están “corriendo”, sin tiempo para relajarse. Pero muchos estadounidenses se sienten bien cuando hacen muchas cosas.
  • La competitividad se puede ver en la escuela, en el trabajo y en los deportes. Por ejemplo, los estudiantes pueden trabajar mucho para sacar las mejores notas. A veces la competición tiene que ver con equipos, como en un equipo de fútbol o en un grupo de estudio de la escuela.
  • Los estadounidenses a veces también “compiten” consigo mismos. Muchos estadounidenses se esfuerzan para mejorar en lo que hacen. Por ejemplo, puede que quieran correr una carrera más rápido que la última vez, o puede que quieran vender más artículos en el trabajo que el año pasado.

En general, el valor que le dan a la competitividad puede hacer que sienta un choque cultural, especialmente si proviene de una cultura que es más colaborativa que competitiva.

Tiempo y eficiencia

Los estadounidenses valoran mucho su tiempo. Pueden sentirse frustrados si consideran que alguien o algo les ha hecho perder el tiempo. Algunos estadounidenses planean detalladamente su tiempo, con calendarios diarios tanto para su vida privada como laboral. Hay un dicho en Estados Unidos: el tiempo es oro. Eso quiere decir que a muchos estadounidenses les gusta usar su tiempo “eficazmente”, quieren hacer lo máximo posible en la menor cantidad de tiempo.

Esto puede ser diferente a lo que usted esté acostumbrado. Al llevar a cabo negocios puede que pase algún tiempo conociendo a la otra persona, mientras disfrutan de un té o un café. Por lo general, en Estados Unidos no ocurre eso.

Estas son algunas situaciones en las que debería tener en cuenta la hora:

  • Reuniones, especialmente de trabajo: debería intentar ser puntual, probablemente hasta 5 minutos antes.
  • Citas: Si tiene una cita con el doctor o alguna otra cita, tiene que ser puntual. Aun así, puede que tenga que esperar. Sin embargo es importante que sea puntual o puede que tenga que concertar otra cita.
  • Actividades con los amigos: si le invitan a casa de alguien a cenar, intente ser puntual; puede llegar 5 o 10 minutos tarde, pero si va a llegar mucho más tarde, debería llamar y hacerlo saber.
  • Fiestas: en una fiesta pequeña, llegue como mucho 15 minutos tarde. En una fiesta grande con mucha gente, puede llegar hasta 30 o 40 minutos tarde.

Una buena regla a seguir es que siempre que vaya a llegar tarde debería llamar a la persona con la que ha quedado a reunirse y decirle que va tarde. Si no puede llamar, debería pedirle perdón a la otra persona por haber llegado tarde.

A veces puede parecer que la gente tiene prisa por marcharse o que se va muy pronto. Eso es porque quieren llegar “a tiempo” a su próxima cita. No quiere decir que no les caiga bien.

Llegar a tiempo y tener la hora en cuenta es una diferencia cultural a la que probablemente necesite adaptarse, porque si llega tarde puede perder su trabajo, faltar a una cita o herir los sentimientos de alguien. Si le cuesta adaptarse a la puntualidad de los estadounidenses, puede que le venga bien un reloj o un teléfono con una alarma que le recuerde la hora, especialmente para llegar al trabajo.

Ética Laboral

Los estadounidenses pueden estar muy centrados en su trabajo. A veces la gente de otras culturas piensa que los estadounidenses viven para trabajar o que son adictos al trabajo. Esto quiere decir que piensan que los estadounidenses trabajan demasiado. En parte esto se debe a que se considera como algo bueno estar ocupado y activo. La gente también tiende a identificarse mucho con su trabajo. Por ejemplo, cuando conoce a alguien, una de las primeras cosas que puede que le pregunten es “¿Qué hace?”. Lo que quieren decir es “¿A qué se dedica?”.

Hombres y mujeres que trabajan en casa cuidando de la familia se suelen llamar homemakers (amas de casa) y merecen un respeto por esta ocupación igual que cualquier otra. Cuando rellene cualquier tipo de solicitud, es adecuado escribir homemaker en la ocupación para alguien que no tenga un trabajo remunerado fuera del hogar.

Consumismo

Como recién llegado a los Estados Unidos puede que a veces piense que los estadounidenses son materialistas, muy centrados en poseer y comprar cosas. Esto se debe en parte a que muchos estadounidenses valoran la competitividad y el trabajo. Debido a que valoran la competitividad, quieren “estar a la altura” de quienes les rodean. Eso quiere decir, por ejemplo, que si su vecino tiene un carro nuevo, puede que usted también quiera un carro nuevo. Los estadounidenses llaman a esto keeping up with the Joneses.

Muchos estadounidenses valoran el trabajo y tienen una ética laboral robusta. Muchos estadounidenses ven las cosas materiales como televisores o zapatos como una manera de demostrar que tienen éxito en su trabajo. Los estadounidenses pueden considerar las cosas materiales como premios por su trabajo y sus esfuerzos.

Otra razón por la que pueden tener una orientación materialista es que muchos valoran la novedad y la innovación. Así que, aunque tengan un teléfono que funciona, puede que quieran otro nuevo que tenga características nuevas e interesantes. Usted no debe sentir que necesita tener muchas posesiones para que lo respeten. Debería sentirse a gusto viviendo de manera simple o como usted quiera, a lo mejor ahorrando más dinero para emergencias, estudios y la jubilación en vez degastarlo en cosas para impresionar a los demás.

Todo lo dicho anteriormente son generalizaciones sobre los valores estadounidenses. Las generalizaciones no son siempre ciertas, sino que son ciertas a menudo. El objetivo del USAHello es proporcionarle generalizaciones que le ayuden a entender mejor por qué un estadounidense puede estar actuando de una manera que usted no entiende. Recuerde, ninguna manera es mejor, simplemente son diferentes.